Liturgias y vejámenes por Cerinto

Liturgias y vejámenes por Cerinto

Titulo del libro : Liturgias y vejámenes
Fecha de lanzamiento : April 24, 2011
Autor : Cerinto

Liturgias y vejámenes de Cerinto está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Cerinto con Liturgias y vejámenes

Hacia finales del siglo XIV y comienzos del XV, durante el reinado de Enrique III de Castilla, un autor anónimo escribió el poema conocido como DANZA DE LA MUERTE. Era una sátira social muy extendida por Europa y que tenía como tema principal la igualdad de todos ante la muerte. Comienza con unas palabras de la Muerte, a las que responden otras del Predicador. Ambos previenen de que a todos ha de llegar la hora final y les aconsejan prepararse para ella. A continuación la Muerte invita a dos jóvenes muchachas a seguirla por muy duro que pueda parecerles. Tras esa apertura, desfilan por riguroso orden de importancia social los personajes de la Iglesia o laicos que representan a la comunidad: el Papa, el Emperador, el Rey, el Patriarca, el Duque, el Arzobispo, el Condestable, el Obispo, el Caballero, el Abad, el Escudero, el Deán catedralicio, el Mercader, el Arcediano, el Abogado, el Canónigo, el Médico, el Cura, el Campesino, el Monje, el Usurero, el Fraile, el Portero real, el Ermitaño, el que llevaba las cuentas, el Diácono, el Recaudador de impuestos, el Subdiácono y el Sacristán; en la versión castellana aparecen al final el Rabí judío, el Alfaquí musulmán y el Santero, personaje este último que todavía pervive en el medio rural. En la obra se fustiga con dureza a las más altas figuras eclesiásticas y civiles, a lo que sigue la sátira de las profesiones. En la última estrofa la Muerte se refiere a los que no ha nombrado pero que como los otros habrán de morir. Escrito en coplas de arte mayor, en dodecasílabos que responden al esquema ABAB-BCCB, tiene forma de diálogo. En algunas comarcas europeas y en la ciudad tanto como el campo, se cantó en todo o en parte las danzas de la muerte durante las procesiones y las romerías. En la literatura medieval fue una obra alegórica muy popular. Mediados los 80, leí la literatura castellana más arcaica, los dos arciprestes, Berceo, la Danza de la Muerte, las Coplas de Mingo Revulgo, las Coplas de la Panadera, las Coplas del Provincial y autores tales como Alfonso XI, el marqués de Santillana, Juan de Mena, Jorge Manrique y otros, y por divertimento, quise vaciar en el molde que ellos usaron, asuntos de mi actualidad. Pues bien, este libro, subtitulado LA DANZA DEL POETA, es un remedo de la mencionada DANZA DE LA MUERTE. Mientras en el original la Muerte llamaba a los representantes de los distintos grupos sociales y los zahería por los muchos pecados que habían cometido, en el mío un poeta convoca a los más diversos vivientes y los va censurando o alabando de acuerdo con sus actos y vicisitudes de las respectivas vidas. Vejámenes es zaherimiento o reprensión festiva.

Libros Relacionados